Hace mucho tiempo, en un doblaje muy, muy lejano…

El estreno de La Guerra de las Galaxias (Star Wars) en 1977 fue el primer contacto del público con una galaxia muy, muy lejana poblada de droides, espadas láser, caballeros jedi, lados de la Fuerza y toda una serie de conceptos y personajes que serían ampliados en películas posteriores pero que, por aquel entonces, nadie comprendía muy bien, tal vez ni el mismísimo George Lucas. De hecho, Alec Guinness llegó a describir como «mumbo jumbo» (galimatías) los diálogos de su personaje, Obi-Wan Kenobi.

Lo mismo debió de pensar el traductor al español de la película cuando abordó la escena del entrenamiento de Luke Skywalker en el Halcón Milenario: «Going good against remotes is one thing. Going good against the living? That’s something else», dice Han Solo cuando Luke aprende a bloquear con los ojos tapados los rayos del remote (un droide de entrenamiento). Lamentablemente, el traductor no tenía ni remota idea de lo que era un remote (¿podemos culparle?). Como al fin y al cabo se trataba de una escena de iniciación mística, decidió seguir sus instintos y se puso creativo: «Que valga para los lejanos es una cosa, que valga para los vivos es algo muy diferente». El joven granjero, naturalmente, está dispuesto a demostrar que sí vale para «los lejanos», y al final de su sesión de entrenamiento, exclama: «He sentido algo extraño, casi he podido ver a los lejanos».

Pero éste es solo el más llamativo de la serie de desaciertos que salpican la traducción de las tres películas de la trilogía clásica, es decir, los episodios IV al VI: «señal de desastre» (en lugar de «señal de socorro»), «carrera Kessel» («corredor de Kessel»), «reactores inferiores» («motores subluz»), «turbo láser» («rayo de tracción»), «puertas romboides» («puertas antirrayos»), «escuadrón rojo» («escuadrón rebelde/pícaro/furtivo»), «avanzada imperial» («caminante imperial»), «superdestructor» («destructor imperial»), etc. También se pasó de pronunciar «yedái» a «yedi» entre los episodios V y VI. Por no hablar de las referencias a «womp rats», «blaster» o «speeder» que quedaron obviadas en los diálogos. Por ejemplo, cuando Luke se encuentra con la oportunidad de repetir en el ataque a la Estrella de la Muerte sus proezas cazando ratas womp, dice: «It’s Beggar’s Canyon all over». La frase se solucionó así: «Nos jugamos el todo por el todo», respetando una de las máximas del traductor (si no hay manera de captar el sentido de algo, tradúcelo por algo que sí tenga sentido y cuadre en el contexto). Otras frases , en cambio, tienen menos sentido: «You certainly have a way with people» no es «En realidad tienes mucho don de gentes». No cuando la irónica Leia Organa está reprochando a Han su decisión de confiar en Lando Calrissian. Y cuando Yoda revela a Obi-Wan que «hay otro», debería haber dicho: «hay otra» (otra Skywalker, o bien otra esperanza). Pero claro, ¿cómo iba a saber el traductor de El Imperio contraataca que Leia era hermana de Luke? La princesa de Alderaan confiesa luego, en El retorno del Jedi, que «siempre lo he sentido», pero los traductores no tenemos tanta conexión con la Fuerza como para sentir esas cosas.

minirebel

Subtítulos en una edición primitiva de La Guerra de las Galaxias. Más tarde se corrigió el error para que los espías rebeldes robaran planos.

Otras soluciones de la traducción de la trilogía original no son necesariamente desacertadas, pero la falta de un criterio uniforme (que se adoptó más tarde, con la incorporación de Quico Rovira-Beleta como traductor de las películas a partir de 1999) hace que tengamos un baile de «espadas láser», «espadas de luz» y «sables láser». ¿Debemos temer el «reverso tenebroso» o el «lado oscuro» de la Fuerza? Va a ser que los designios de la Fuerza son inescrutables (aunque lo mismo se denominan «los caminos de la Fuerza» como «el orden de la Fuerza»). Y, en todo caso, ¿qué debe seguir un jedi, sus «sensaciones», su «instinto» o sus «sentimientos»? En fin, con tanta confusión de sentimientos, es difícil tener las ideas claras sobre la forma de traducir «I have a bad feeling about this» (la frase que se repite en cada una de las entregas). Desde «No me gusta nada lo que está pasando» hasta «Esto no me gusta nada», pasando por «Esto no me huele bien» o, sin tapujos, «Esto me huele muy mal». Claro que no todo fueron desaciertos. Frases como «No conviene soliviantar a un wookie», «No hay recompensa que compense esto», «Te gusto porque soy un sinvergüenza» y, sobre todo, la emblemática «Que la Fuerza te acompañe», son inmejorables.

100-101 Another

En este capítulo de la Guía visual definitiva (Planeta Cómic, 2013), los traductores Daniel Cortés y Carlos Mayor nos recuerdan cuál podía haber sido el título del Episodio VI.

Cuando, veinte años después de la aparición de la primera película de la saga, se reestrenó la trilogía clásica con escenas nuevas y banda sonora reelaborada, se perdió una magnífica oportunidad de hacer la tan necesaria revisión del doblaje. Lo mismo ocurrió con los sucesivos lanzamientos en DVD de las películas, que fueron restauradas y remasterizadas pero no redobladas. Pero, ¿por qué no? Si vale la pena invertir dinero y esfuerzos en hacer que Greedo dispare primero, qué menos que sacar de su engaño al suspicaz espectador que piense que Luke veía «a los lejanos» por los efectos de algo que se había tomado en la cantina de Mos Eisley.

publicaciones-F141-690-871-985

Edición de 1981 de la adaptación de Star Wars al cómic, con un título más fiel al original pero con menos gancho

Y, puestos a revisar, tal vez valdría la pena también replantearse el título con el que se tradujo Return of the Jedi. Sabemos que the Jedi puede indicar tanto plural como singular, igual que the Sith (como demuestra el título del Episodio III). Así pues, ¿es un solo jedi el que hace su retorno? ¿O es la Orden Jedi, interrumpida con el advenimiento del Imperio y restaurada con el adiestramiento de Luke y su posterior adopción de nuevos discípulos? Los cambios de título no son algo nuevo en la saga, ya que La Guerra de las Galaxias (una traducción entrañable pero poco adecuada de Star Wars, ya que en la saga hay una sola galaxia y varias guerras, al menos una por trilogía) acabó convirtiéndose en Star Wars: Episodio IV – Una nueva esperanza.

¿Disfrutaremos alguna vez de un doblaje decente de la trilogía clásica? Quién sabe, ojalá en 2017, coincidiendo con el estreno del Episodio VIII y con el cuarenta aniversario de aquel legendario 4 de mayo de 1977, alguien decida dedicar el presupuesto necesario a que Han deje de tener don de gentes y a que Yoda tenga más claro el sexo de los hijos de Anakin Skywalker. Lo único que lamentaríamos es perdernos la inigualable voz de Constantino Romero, sin la cual Darth Vader causaría menos impresión cuando asfixia al escéptico almirante Motti espetándole: «Su carencia de fe resulta molesta».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s